Cada día manejamos en nuestro smartphone al menos una decena de aplicaciones. Son una oportunidad de negocio tanto para sus desarrolladoresEl mercado laboral no es el que era. Conseguir trabajo ya no depende tanto de lo que pone en el currículum, sino en lo que seamos capaces de demostrar en poco tiempo, unas horas, o quizás una…como para las empresas que apuesten por poner su nombre en una. La tendencia mayoritaria para las desarrolladoras son las aplicaciones que impliquen la colaboración de los usuarios, mostrando características de productos, o haciendo reviews, por ejemplo.

Una de las tendencias claras serán las apps colaborativas, como el anterior ejemplo: “En este caso hablamos de Appgree, que va destinada a que colectivos organizados se comuniquen entre sí. Imagina una compañía de seguros que tiene centros de atención de llamadas (call centers). Cada persona al teléfono recibe un tipo de consulta por parte del cliente, pero a la dirección le es muy difícil saber, de forma global, cuáles son las consultas más comunes. Con esta herramienta, y en poco tiempo, se puede jerarquizar la información y enviar a la dirección un ranking, basado en un algoritmo matemático, de los temas más comunes”, aclara. Esto anteriormente se conseguía acudiendo a estudios demoscópicos que suponían un buen desembolso de dinero y, sobre todo, tiempo. Con este tipo de app será más rápido y eficaz. “Esta aplicación va a cambiar la organización de las empresas”, considera Mayor.

Así que una de las tendencias será la de herramientas que integran el conocimiento, los datos, y los hacen accesibles a todo el mundo en poco tiempo. También lo serán todas aquellas que den información detallada del consumidor.

“Parece que la tendencia también va a ir por aplicaciones tipo Yaap, que permiten micropagos entre particulares, y sobre todo aquellas funcionalidades y servicios relacionados con Beacons”, explica David Martín, de Iphoneandroid.

“Kappta es un ejemplo, combina la tecnología Bluetooth Low Energy, BLE, con cualquier aplicación móvil y detecta la proximidad de un usuario a un punto determinado, marcado con Beacons, dentro o fuera de un establecimiento”, comenta. Esto permite la comunicación con esa persona. “Con este sistema los anunciantes y las marcas consiguen engagement e incremento de consumo en el punto de venta, mediante la segmentación de las ofertas y la personalización de las promociones”, añade. También permite conocer con exactitud el recorrido de cada cliente en el establecimiento. “En Estados Unidos ya están utilizando tecnología parecida empresas como Apple o Macys en sus tiendas”, concluye.